10 tips para ser productivo en la oficina

Con este artículo queremos ofrecerte 10 consejos para que logres ser lo más productivo en la oficina posible, mejorando tu actitud y predisposición frente al trabajo.


1. Establece metas claras y específicas a corto y medio plazo

Tener una idea clara de lo que se quiere lograr nos ayudará a enfocar los esfuerzos y el trabajo para intentar ser más productivo. Establecer metas claras y específicas en la oficina es fundamental para aumentar la productividad. Al definir objetivos específicos, se crea un enfoque claro en las tareas importantes, se reduce la procrastinación y se aumenta la motivación.

Las metas específicas permiten un mejor seguimiento del progreso y la identificación de áreas en las que se necesita mejorar. Es importante asegurarse de que las metas sean realistas y alcanzables, y que se definan plazos claros para su logro. Además, es recomendable priorizar las metas y dividirlas en tareas más pequeñas y manejables para mantener el enfoque y aumentar la sensación de logro.

Listas de trabajo

2. Haz una lista de tareas para realizar durante el día

El uso de listas de tareas es una herramienta valiosa para aumentar hacerte productivo en la oficina. Las listas de tareas permiten priorizar las tareas importantes y asegurarse de que no se olvide nada. Al escribir las tareas, se hace una especie de compromiso con uno mismo, lo que aumenta la probabilidad de completarlas. Además, las listas de tareas pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, ya que se tiene una visión clara de lo que se debe hacer y en qué orden.

Para maximizar la eficacia de las listas de tareas, es importante ser específico y detallado en la descripción de las tareas. También es recomendable revisar la lista de tareas diariamente y actualizarla según sea necesario. Es útil dividir las tareas en categorías y priorizarlas según su importancia y urgencia. Además, es importante ser realista en cuanto a la cantidad de tareas que se pueden realizar en un día y no sobrecargar la lista. Al completar una tarea, es recomendable tacharla o marcarla como completada para mantener una sensación de logro y motivación.

3. Establece horarios de trabajo y descanso

Utilizar horarios específicos en la oficina es una estrategia efectiva para aumentar la productividad. Al establecer un horario claro y detallado, se puede priorizar tareas importantes, minimizar distracciones y aumentar la eficiencia.

Es importante dedicar tiempo a las tareas más importantes cuando se está más enfocado y energizado, lo que puede variar según la persona. Además, es recomendable programar descansos regulares para evitar la fatiga mental y física y mantener la concentración.

El uso de herramientas como agendas, calendarios y recordatorios puede ayudar a mantener un horario organizado y asegurar que se cumplan los plazos establecidos. Al seguir un horario específico, se puede maximizar el tiempo disponible en la oficina y mejorar la calidad del trabajo realizado.

Evita distracciones en el trabajo

4. Elimina las distracciones innecesarias

Para ser más productivo en la oficina, es esencial eliminar las distracciones innecesarias. Las distracciones pueden ser cualquier cosa que desvíe la atención del trabajo que se está realizando, como notificaciones de redes sociales, correos electrónicos irrelevantes, conversaciones de compañeros de trabajo, entre otros.

Para eliminar estas distracciones, se pueden tomar medidas como apagar las notificaciones en el teléfono o la computadora, utilizar herramientas de bloqueo de sitios web o establecer horarios específicos para revisar el correo electrónico o hacer llamadas telefónicas.

Además, es importante establecer límites claros con los compañeros de trabajo, como indicar que no se deben interrumpir en momentos específicos a menos que sea algo urgente y tratar de trabajar en un lugar tranquilo, alejado de ruido y otras distracciones.

Eliminar las distracciones innecesarias permite enfocarse en el trabajo que se está realizando, lo que aumenta la productividad, la calidad del trabajo y reduce el estrés.

alimentación saludable

5. Haz ejercicio y aliméntate con comida saludable

Hacer ejercicio regularmente puede mejorar la productividad en el trabajo de varias maneras. En primer lugar, el ejercicio puede aumentar los niveles de energía y reducir el estrés, lo que puede ayudar a mantener la concentración y la motivación durante el día laboral. Además, el ejercicio puede mejorar la calidad del sueño, lo que puede tener un impacto positivo en el rendimiento y la claridad mental durante el día siguiente.

También se ha demostrado que el ejercicio puede mejorar la función cognitiva, incluyendo la memoria y el aprendizaje, lo que puede ser especialmente útil para trabajos que requieren una gran cantidad de procesamiento mental. Además, el ejercicio puede aumentar la confianza y la autoestima, lo que puede tener un impacto positivo en la interacción social y en la resolución de problemas en el trabajo.

En general, hacer ejercicio regularmente puede ser una forma efectiva de mejorar la productividad en el trabajo al mejorar la salud física y mental y al aumentar la capacidad para enfrentar los desafíos del trabajo diario.

6. Establece una rutina

Establecer una rutina en el trabajo es un hábito que puede mejorar la productividad y eficiencia laboral. Una rutina es una serie de acciones que se llevan a cabo de manera regular y sistemática en un horario determinado. Al seguir una rutina, se puede reducir el estrés y la ansiedad que genera el tener que decidir qué hacer a cada momento, lo que permite enfocarse en tareas más importantes y aumentar la productividad.

En conclusión, establecer una rutina en el trabajo puede ayudar a mejorar la productividad y la eficiencia laboral, al permitir un mejor aprovechamiento del tiempo y reducir el estrés. Para lograrlo, es necesario identificar las tareas, priorizarlas, establecer un horario, eliminar distracciones, hacer pausas y evaluar la rutina de manera constante.

7. Delega tareas para liberar tiempo

Delegar tareas es un proceso mediante el cual se transfiere la responsabilidad de ciertas tareas a otros miembros del equipo o a subordinados. El objetivo principal de delegar tareas es mejorar la productividad y eficiencia en la oficina, permitiendo que los miembros del equipo se concentren en las tareas que mejor se adapten a sus habilidades y conocimientos.

Al delegar tareas, se pueden distribuir mejor las cargas de trabajo, reducir la sobrecarga de trabajo y promover un ambiente más colaborativo en la oficina. También se pueden mejorar las habilidades y la confianza de los miembros del equipo al darles la oportunidad de asumir nuevas responsabilidades y retos.

Delegar tareas también permite el enfoque en tareas más importantes y estratégicas, lo que a su vez aumenta su productividad y eficiencia en la oficina.

Sin embargo, es importante que el proceso de delegar tareas se realice de manera efectiva. Se deben identificar las tareas adecuadas para delegar, seleccionar al miembro del equipo adecuado para realizar la tarea y proporcionar la formación y recursos necesarios para realizar la tarea correctamente.

8. Usa herramientas de organización

La organización es clave para ser más productivo en la oficina. Las herramientas de organización son instrumentos que ayudan a los empleados a priorizar sus tareas y administrar su tiempo de manera efectiva. Estas herramientas pueden ser de diferentes tipos, como agendas, listas de tareas, software de gestión de proyectos y aplicaciones de seguimiento del tiempo.

Las herramientas de organización ayudan a los empleados a tener una visión clara de lo que necesitan hacer y cuándo lo deben hacer. Esto les permite establecer objetivos realistas y trabajar en proyectos importantes en lugar de desperdiciar tiempo en tareas menos importantes. Además, las herramientas de organización ayudan a los empleados a colaborar y comunicarse mejor, lo que aumenta la eficiencia del equipo y mejora la calidad del trabajo.

Las herramientas de organización también ayudan a los empleados a administrar mejor su tiempo. Al tener una lista clara de tareas, los empleados pueden priorizar su trabajo y asignar tiempo para cada tarea. Esto les permite trabajar de manera más eficiente y terminar sus tareas más rápido. También pueden planificar su trabajo para el día o la semana, lo que les da una mejor idea de cuánto tiempo necesitarán para completar cada tarea.

9. Establece prioridades

Establecer prioridades en el trabajo es fundamental para lograr una mayor productividad en la oficina. Esto implica identificar y clasificar las tareas según su importancia y urgencia, para luego enfocarse en aquellas que son más relevantes en el momento.

Para establecer prioridades, es importante considerar varios factores, como el plazo de entrega, la complejidad de la tarea, su impacto en los resultados de la empresa y la disponibilidad de recursos para realizarla.

Una forma de establecer prioridades es utilizando la matriz de Eisenhower, que consiste en clasificar las tareas en cuatro categorías: importante y urgente, importante pero no urgente, urgente pero no importante, y ni urgente ni importante. De esta manera, se pueden identificar las tareas que requieren atención inmediata y aquellas que pueden postergarse.

Otra estrategia es planificar el día con antelación, definiendo las tareas que se deben realizar y asignándoles un tiempo específico. De esta forma, se evita la procrastinación y se aprovecha mejor el tiempo disponible.

Además, es importante evitar la multitarea, ya que esto puede disminuir la eficiencia y la calidad del trabajo. En lugar de hacer varias tareas al mismo tiempo, es mejor enfocarse en una tarea a la vez y completarla antes de pasar a la siguiente.

descansar bien

10. Descansa y recarga energía

Descansar bien es esencial para ser más productivo en la oficina. Cuando nuestro cuerpo y mente están descansados, somos capaces de trabajar con más claridad y eficiencia, lo que nos permite ser más productivos en nuestras tareas diarias.

El descanso adecuado incluye no solo dormir suficientes horas cada noche, sino también tomar descansos regulares durante el día. Es importante tomar descansos breves para estirarse, caminar, hidratarse o simplemente desconectar de la pantalla de la computadora. Estos pequeños descansos pueden ayudar a reducir el estrés, mejorar la circulación y la concentración, y disminuir la fatiga visual.

Otro factor importante es crear un ambiente adecuado para dormir. Esto puede incluir la elección de una cama cómoda y una habitación oscura y silenciosa. Si es posible, es recomendable evitar la exposición a dispositivos electrónicos antes de dormir, ya que esto puede interferir con el sueño.

En resumen, descansar bien es esencial para mantener la energía, la concentración y la motivación en el trabajo. Al tomar descansos regulares durante el día y dormir lo suficiente cada noche, podemos mejorar nuestra productividad y rendimiento en la oficina.