El diseño biofílico. Verde que te quiero verde

Hace ya algunos años el biólogo Edward O. Wilson acuñaba el término biofilia para describir una hipótesis basada en que el contacto con la naturaleza es fundamental para el desarrollo psicológico humano. Según sugería Wilson, sentimos una afinidad innata por todo lo viviente y, basándose en esta hipótesis, se han realizado diversos estudios que refrendan que adaptar nuestros espacios de trabajo a esa tendencia a lo vivo y natural puede mejorar sensiblemente rendimiento, creatividad y el bienestar de los trabajadores.

Hemos pasado décadas tratando de optimizar los espacios de trabajo en cuanto a tamaño y capacidad, creando espacios monótonos y cuadriculados en los que se priorizaba el máximo rendimiento en cuanto a cabida de puestos de trabajo. Afortunadamente, en los últimos años asistimos a una revolución del concepto de oficina tradicional y cada vez más se apuesta por crear espacios agradables, atractivos y confortables. En esta línea se encuentra el diseño biofílico, que tras su nombre esconde algo tan sencillo como incorporar elementos naturales a nuestros espacios de trabajo.

el diseño biofilico con plantas

La luz natural es imprescindible si queremos aplicar los preceptos de la biofilia a nuestra oficina aunque, como ya hemos visto en otros artículos, debería ser esencial tratar siempre, apliquemos la tendencia que apliquemos, potenciar la iluminación natural por sus múltiples y obvios beneficios.

Apostemos por el verde y ¡ganaremos! Solo con incorporar algunas plantas (vivas, por favor) a nuestra oficina mejoraremos su aspecto y la percepción de nuestro entorno. No imagináis el poder que las plantas pueden tener sobre nuestro bienestar y rendimiento.

Quizá sea complicado darle un vuelco a nuestra oficina e incorporar materiales naturales de manera generalizada pero podemos empezar creando un espacio de encuentro en el que usemos maderas naturales, colores como el verde o el amarillo, plantas y otros materiales sin demasiado tratamiento que nos acerquen a ese sentimiento de conexión innato que tenemos con la naturaleza.

A priori, no parece demasiado complicado usar algunas técnicas del diseño biofílico en nuestros espacios de trabajo y, además, según los estudios realizados, los beneficios son mucho mayores. Además de hacernos sentir mejor, de convertir nuestra oficina en un lugar más confortable y atractivo, esta tendencia nos hace, también, sentirnos menos estresados y ¡ser mucho más creativos! A nosotros, nos ha convencido este poder de la naturaleza y vamos a ponerlo en práctica. Cuesta poco, es saludable y promete mejorar nuestro bienestar así que, ¿probamos?

el diseño biofilico color en la oficina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.