Tipos de mesa de oficina para trabajar cómodamente

Está claro que la industria del mobiliario de oficina ha “dictado” en cierta manera cómo han evolucionado los espacios de trabajo a lo largo del tiempo. Los sistemas de mobiliario (system furniture) que se componen de varios elementos han sido clave para el desarrollo no solamente de nuevas ideas para el diseño de espacios de trabajo, sino también para solucionar problemas cotidianos como el manejo de los cables, la ubicación de los equipos informáticos… etc.

La mesa de trabajo es el elemento clave en la disposición del layout de la oficina.

¿Qué tipo de mesa de oficina es la más recomendable para mi? ¿Es mejor trabajar en cubículos independientes que con mesas compartidas? ¿Paneles altos o paneles bajos para independizar los espacios? Son muchas las dudas que podemos tener, pero en este artículo nos centraremos en una última pregunta:

¿Mesa rectangular, mesa en “ele” o mesa con forma?

Mesas de oficina rectangulares

Si miramos los tres tipos de mesa de oficina más comunes (mesa en “ele”, mesa en “ola” y mesa rectangular), vamos a darnos cuenta de que la mejor opción a rasgos generales es “la mesa rectangular”.

Lo primero y lo más evidente a analizar es el tamaño. Una mesa rectangular ocupará menos espacio en nuestra oficina. Una mesa de oficina en “ele” o con ala, ocupa un 50% más de espacio que una mesa de oficina rectangular del mismo largo.

Espacio útil en la mesa de oficina

En segundo lugar, las otras opciones de mesa tienen su origen en el pasado, cuando su diseño fue pensado para colocar un enorme monitor en la esquina… pero, ¿todavía existen esos monitores? Hoy en día con los monitores planos o “flat screens” la profundidad de la mesa de oficina puede reducirse de forma dramática hasta los 70/80 cm.

Otro factor a tener en cuenta es el espacio personal, es decir, el espacio que tenemos para movernos cuando estamos sentados delante de la mesa. Evidentemente, el espacio que tenemos delante de la mesa rectangular es aproximadamente el doble que el de la mesa de oficina en “ele”, ya que el propio “ala” limita nuestra movilidad.

Las mesas rectangulares, por su propia forma facilitan el diseño de oficinas colaborativas, en las que varias mesas pueden agruparse en “clusters” o bancadas operativas de 4, de 6… etc.

Tipos de mesas de oficina para trabajar

El acceso al puesto de trabajo, con las mesas con ala es más “cerrado” por la propia forma de las mesas, mientras que la mesa de oficina rectangular permite más opciones de configuración y permite crear disposiciones mucho más abiertas.

Como opción intermedia se conoce como mesa de oficina en “ola” y viene a ser un punto intermedio entre las mesas rectangulares y en “ele”, aunque se acerca más a la eficiencia de la mesa de oficina rectangular, por lo que su uso se ha visto reducido drásticamente.

Mesas en "ele" en la oficina

Es cierto que existen espacios y tipos de trabajos muy concretos en los que las mesas de oficina en “ele” o con “ala” son una buena opción. En estos casos, la extensión de la mesa sirve de apoyo para los periféricos, archivos y expedientes, que solemos consultar frecuentemente a lo largo del día.

Este tipo de mesas con “ala”, a nivel estético marcan una jerarquía dentro de la oficina. Por este motivo, los despachos direccionales son los espacios que equipan en mayor medida este tipo mesas.

Equipar la oficina con una buena mesa

Independientemente del tipo de mesa que consideremos que es nuestra mejor opción, lo que queda claro es la importancia de equipar la oficina con una buena mesa, con unas dimensiones que nos permitan trabajar cómodamente y con unas calidades que permitan rentabilizar su coste con el paso del tiempo.

Nuestra selección de mesas de oficina engloba mesas rectangulares junto con sus versiones con “ala”. Algunos de los modelos disponibles son: