Volver a la oficina con actitud positiva

Termina agosto y empieza la segunda etapa del año, lo que supone un cambio repentino en nuestro día a día. Volver a la oficina con humor y con una actitud positiva es determinante para retomar el trabajo de la mejor forma posible tras las vacaciones.

Según los expertos, el periodo de adaptación al trabajo puede comprender entre una y dos semanas de tiempo. Para sobreponernos, es importante, que pasemos página cuanto antes y borremos todos aquellos pensamientos que nos limiten y nos trasladen al pasado, olvidándonos de la playa, de la piscina y de las excursiones por la montaña.

Para conseguirlo, la mejor opción es centrarse rápidamente en la realidad, para volver a retomar la rutina y empezar a ser productivos de nuevo.

Volver a la oficina después del verano

¿Cómo mentalizarse para la vuelta al trabajo?

Una buena táctica para hacer progresiva esta adaptación a la nueva realidad es pensar a corto plazo, disfrutando cada día de nuestro ocio personal. Salir del trabajo y quedar con los amigos, hacer deporte, o cualquier actividad que nos haga desconectar y nos permitirá suavizar las nuevas jornadas de trabajo.

Otra opción es planificar que hacer el próximo fin de semana. Esto generará un extra de motivación que nos ayudará a ser más productivos.

Lo más importante es pensar en el futuro y siempre hacerlo con actitud positiva.

¡Bienvenidos a la oficina, a todos los que os incorporáis!

Trabajando en la oficina