¿Cómo es tu oficina?

Una imagen vale más que mil palabras. Mostrar siempre es una buena manera de explicar, de hacerse ver, de enseñar cuál es nuestra filosofía de trabajo, cómo la aplicamos y dónde la desarrollamos. En este sentido, nuestra oficina será el escaparate de nuestra empresa: los valores, cómo se estructura el equipo, los rangos, cómo se trabaja, si se potencia la colaboración interdepartamental…


La oficina, su estructura y su mobiliario pueden decir muchas cosas. No es mejor ni peor optar por un determinado modelo para nuestro espacio de trabajo: cada empresa tiene unos valores, una forma de trabajar y un modo de evolucionar.

A continuación, os presentamos algunos modelos de oficina. ¿Sabrías identificar cómo es tu oficina?

Oficina Tradicional

Oficina tradicional o clásica

La oficina tradicional o clásica es uno de los modelos más extendidos, conocido también como oficina cerrada.

En este tipo de oficinas, los espacios están compartimentados en pequeños cubículos, donde se priorizan los despachos independientes y no se habilitan apenas zonas comunes o colaborativas.

Un ejemplo claro de este tipo de ambientes serían las oficinas escenario de la serie Mad Men.


Oficinas abiertas

Oficinas abiertas

La oficinas abiertas dan prioridad a los espacios diáfanos y se priorizan los espacios colaborativos frente a los independientes.

Es el modelo ideal si la actividad de la empresa necesita de la interactuación entre los trabajadores ya que favorece la movilidad en el interior de la oficina, la comunicación y, contrariamente a lo que pueda pensarse, la concentración de los empleados.


Oficina flexible

Oficina flexible

Este tipo de oficinas flexibles se basan en el concepto de dotar de libertad total a la hora de elegir el lugar en el que trabajar.

Los espacios son abiertos, flexibles, con zonas comunes que permiten movilidad al trabajador dentro de la propia oficina.

Es frecuente el uso de mamparas de oficina que permitan crear espacios privados cuando así se necesite.

Este tipo de oficina aumenta la creatividad y fomenta el ahorro energético, entre otras bondades. Requiere de una buena inversión inicial pero compensa y muchas grandes empresas españolas ya se han subido al carro de la flexibilidad.


Oficina healthy

Oficina healthy, por favor

La oficina Healthy es una de las tendencias de moda en lo que a oficinas se refiere. Ya os hablamos de ella en nuestro post HACER QUE NUESTRA OFICINA SEA MÁS SALUDABLE.

Cuidar la iluminación, el confort, la temperatura, que no falte el agua y que el mobiliario nos ayude a mejorar nuestro bienestar son algunos de los parámetros de este tipo de espacios, que pueden certificarse a través del organismo internacional independiente WELL BUILDING INSTITUTE, que valora determinados parámetros para determinar si los lugares de trabajo son espacios saludables.


el diseño biofilico con plantas

Oficina natural

Os hablamos hace poco de la biofilia aplicada a los espacios de trabajo.

Elementos naturales, plantas e iluminación natural son las características más destacadas de este modelo de oficinas, donde “el verde” ayuda a los trabajadores a aumentar su bienestar gracias a esos pequeños cambios que nos ayudan a identificarnos con el entorno.


oficina coworking

Co-Working

En los últimos años han aumentado de manera importante los espacios de Co-Working.

Compartimos oficina, pero también compartimos conocimiento con otras empresas, lo que fomenta nuestra creatividad.

Este tipo de oficinas co-working es una buena opción para autónomos y pequeñas empresas que están en pleno emprendimiento y no necesitan de grandes instalaciones para poder desarrollar su trabajo.


Seguramente, podríamos seguir hablando de tipos de oficina. ¡Son tantas! En cualquier caso, lo habitual es que un modelo no sea estricto, sino que combine características de varios de ellos. Y ésta es siempre una buena opción, pues nos permite crear espacios adaptados a nuestras necesidades y evolucionar sosteniblemente sin cambios bruscos o radicales.

Las nuevas tendencias en mobiliario de oficina y los novedosos sistemas de compartimentación nos permiten, por ejemplo, aplicar cambios en la estructura del espacio sin hacer grandes reformas.

Sea como sea, lo más importante es evolucionar y trata de mejorar y adaptar nuestro entorno de trabajo. ¿Apostamos por ello?