Cómo crear espacios domésticos para estudiar

Con el comienzo del periodo lectivo en muchos hogares se empieza a plantear la necesidad de renovar o crear un espacio donde puedan estudiar los más jóvenes -y los no tan jóvenes-. En estos lugares es imprescindible que se perciba la tranquilidad y se propicie la concentración para que el tiempo que se dedica a ‘hincar los codos’ sea útil y productivo. Es por ello que hoy hablamos de cuatro aspectos principales a tener en cuenta para crear el espacio de estudio perfecto en casa.

1. El lugar

Es interesante que el espacio que se destinará al estudio esté psicológicamente asociado a él y no a otras actividades, como el dormitorio a descansar o la sala de juegos al ocio. Si no se dispone de una habitación extra para este fin, habrá que crear un microclima para que coexista con otro uso y que permita identificarlo como una zona diferenciada.

Los colores tienen una carga anímica importante. Los tonos cálidos como el amarillo, naranja y rojo, que tienen una mayor longitud de onda, despiertan la creatividad porque se asocian con la actividad. Los fríos como el azul y el violeta, serenan el estado de ánimo y propician la concentración. Entonces, ¿cuál es el color adecuado? No se debe abusar de ninguno de ellos, porque el uso en exceso de los colores cálidos induce la ansiedad, mientras que el de los fríos, pueden generar apatía. El acierto está en el combinar tonos neutros y pasteles fríos o cálidos, según la sensación que se desee crear.

Despacho casa

2. La iluminación

La luz natural es un aspecto muy importante a tener en cuenta. Puestos a elegir el sitio idóneo, debemos tener en cuenta dos aspectos principales: la lateralidad del estudiante y la orientación de la habitación.

En primer lugar, que el estudiante sea diestro o zurdo determinará la ubicación perfecta de la ventana, a la izquierda o a la derecha del puesto de estudio respectivamente para evitar sombras del propio cuerpo. Las ventanas laterales suelen ser más efectivas ya que permiten una mejor iluminación sin necesidad de regularla con filtros como cortinas, persianas o estores.

Respecto a la orientación se debe tener en cuenta la actividad que se va a realizar. Las disciplinas artísticas en las que se suele dibujar requieren un mayor nivel de iluminación por lo que la ventana debe abrir hacia el sur es la más acertada. Mientras que las que las actividades mayoritariamente de lectura y/o escritura necesitan una iluminación natural más tenue y se recomienda la orientación norte.

También es importante apoyarla con una iluminación artificial adecuada para escritorios ya que es muy habitual que, por la carga de los planes actuales, los estudiantes deban prolongar su actividad en horas sin luz natural.

Despacho hogar

3. El mobiliario

El estudio es una actividad estática que se realiza durante periodos de tiempo largos, por lo que la silla que se elija debe responder a ciertos criterios de ergonomía como la regulación en altura del asiento y de los brazos, el ajuste en altura e inclinación del soporte lumbar y la calidad de los materiales. Es recomendable que la mesa tenga, al menos, un ancho de 1,20m libres y una profundidad mínima de 80cm, que es la distancia abarcable con los brazos extendidos más una pantalla de ordenador. Finalmente, se debe contemplar la necesidad de almacenamiento que simplifique la organización y la limpieza del lugar de estudio.

Para simplificar el proceso de selección de mobiliario, en Ofival hemos creado conjuntos que cumplen los requisitos que hemos comentado anteriormente para ayudar a mejorar la calidad del tiempo que se dedica a esta actividad. Te presentamos, los packs Loto, Mirto y Eos, ideales para crear un estudio en casa, compuestos por una silla, una mesa y una cajonera.

Espacio estudio casa

4. La decoración

En este aspecto hay que recurrir al punto medio, para que sea sencillo, acogedor e invite a sentarse a estudiar. Se deben evitar los elementos que provoquen la dispersión del estudiante, sin deshumanizar el lugar de estudio. Para propiciar la concentración los elementos decorativos que se añadan, deben tener una función. Los ejemplos son variados, desde percheros o papeleras con una estética cuidada, hasta pizarras de corcho que permitan tener recordatorios y fotografías o calendarios con imágenes.

Escritorio casa